content top

Cantos

Share

“Él fue el átomo a quien preferí entre toda la arcilla de que están hechos los hombres; él era una oscura joya, nacida de las aguas tormentosas y extraviada en alguna cresta baja”

Emily Dickinson

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Foto: Antonio J. Becerra Triano

 

Hay quien le canta al amor cuando únicamente sobreviven las cenizas. Y claro, entonces lo veneramos como si no hubiera un mañana. Con ese lamento lánguido de adolescente atormentado, de artista incomprendido y acongojado. Cuando el tiempo -implacable- ya ha hecho de las suyas, es prácticamente imposible reavivar el cadáver. Lo dice una que estuvo bien muerta una vez y que ni el tesón ni el temor a lo desconocido consiguió que la llama prendiera de nuevo.

Por eso al amor hay que cantarle al oído. Susurrarle un tango y volar con los ocho pasos sobre las brasas calientes. Sacudirlo cuando se adormila y acurrucarlo en el vientre. También hay que dejarlo sólo a veces para que mire al horizonte y sienta la brisa en la cara. Hay que alimentarlo. Dejarlo volar. Muscularlo como a un cuerpo fornido. Y celebrar que crece. Por si alguna vez tuviéramos que amortajar su cadáver y retener entre nuestros dedos sus despojos.
Xenia García

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.5/10 (2 votes cast)
Cantos, 9.5 out of 10 based on 2 ratings
Share
NOTA: Recuerda que el valor de cualquier blog reside en tus comentarios. Si además el contenido te ha parecido interesante, puedes compartirlo donde quieras, y si quieres postear este artículo en tu blog o website, siéntete libre, pero por favor, cita la fuente ;-)

2 Responses to “Cantos”

  1. Mónica dice:

    Qué bien lo expresas. Muero de envidia :-)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.