content top

Confesión II

Confesión II
“Después de una confesión, siempre rompe otra.” No sé por qué, amor, los días que tanto te quiero me levanto con la vista cansada. La jornada que aún tenemos por delante se me antoja una batalla perdida ocupada de letras y palabras y grietas en las paredes que no alcanzo a descifrar, todas inertes. No hay entonces mayor prueba de amor que apagar la luz y dejarte...

Dialéctica

Dialéctica
Cuando sientas miedo ante el folio en blanco, acuérdate de lo que decía #Asimov: «Mi padre era tendero. No tenía bloqueo de tendero. Trabajaba».

Abatimiento, rutina, ausencia

Abatimiento, rutina, ausencia
Cuando todos pensaban -esperaban- que lo próximo sería una novela, él escribió un poemario. Lo cuenta orgulloso a quien le pregunte, quizás porque disfrute con la idea de libertad, de la individualidad que le ha ofrecido su nuevo hogar, la Sierra de Segura, lejos de la dictadura de un modo de vida que no le convencía. Andrés era (es) músico y escribió tres libros de cuentos,...

Confesión

Confesión
“Después de una confesión, siempre rompe otra.”   Hay días que te quiero tanto, que salgo a la calle con ese vestido que no me regalaste ese que deja respirar al corazón para que se airee mientras permite entrever todo el mundo que llevo dentro a cuestas a veces. Esos días en los que tanto te quiero, lo hago como una loca, con las uñas, con el ombligo, para...

Madre no hay más que una

Madre no hay más que una
  Dibujo: Juan Carlos Amaro   Yo cosía a los trece mangas de camisa para caballeros de cuarenta, y a veces también los cuellos y puños. La paga de los viernes la dejaba en el mueble bar de la entrada. Mi madre me obligaba a gastar la mitad en vino de garrafa para sus noches solitarias. La otra mitad, se lo tragaban las bocas de mis cinco hermanos varones. Me casé a los...

« Older Entries