content top

La espera

Cuando Carmen comenzó el colegio miraba fascinada las uñas pintadas de las chicas de El Blanco y Negro. Los tacones aún le quedaban muy lejos, pero sentía la certeza de que una vez que pudiera colorear sus uñas, la vida también la vería con más matices. Las uñas lacadas llegaron casi a la par que el discreto carmín y el rubor en sus mejillas. Se sintió plena frente al espejo...