content top

Claroscuros

Claroscuros
A veces nuestra piel se encuentra más cómoda contando miserias que alegrías. Me rebanan un cuarto del pecho, la orfandad de lo que más quiero, o el desamor, o sufro una depresión y lo escribo, me exorcizo, lo saco fuera y lo cuento sin culpas. Fotografía: Antonio J. Becerra Me ocurre algo bueno y entonces no, entonces lo maduro, la fruta se agrieta y se corrompe, lo medito...