content top

La indigencia ya no viste de harapos

Serpentear por las calles sevillanas te ofrece recompensas maravillosas. Disfruto Sevilla sin chovinismos, con la inocencia de redescubrir mi ciudad después de algunos años vividos en el norte. Últimamente, las calles de Sevilla duelen un poco más. Perderse por una ciudad también implica llevar los ojos abiertos. No sólo los comercios cerrados, locales en venta o en alquiler han...