content top

Se canta lo que se pierde

Se canta lo que se pierde
Ayer, de camino a la oficina, perdí la pluma de mi padre. Se lo he contado a un amigo escritor para apaciguar mi temor a qué sé yo, a no poder escribir más, a que ocurriera algo, a tantas cosas. Pero él me ha citado a Machado: se canta lo que se pierde, me recuerda, añadiendo: también se canta lo que se gana, y se canta por cantar.

Lista de Reyes

Lista de Reyes
A los Reyes Magos, desde bien pequeñita, siempre les pedí cosas extrañas. Al principio, para ponerlos a prueba. Luego, para probarme a mí. Nunca tuve el problema de no saber qué desear, quizás en parte por esa grieta o vacío que sentimos algunos, cuando escribimos, cuando anhelamos, cuando vivimos. Recuerdo un año que deseé, muy bajito y sin apenas un movimiento de...

Intermitentes

Intermitentes
Yo tendría unos cinco años cuando creía que el intermitente del coche era el salvoconducto para girarlo. Si no usabas el intermitente, el coche simplemente no podía modificar su dirección.

La mella

La mella
Calavera Oaxaquea, obra del artista José Guadalupe Posada. Foto Eyleen Vargas Es un niño. Deja su incisivo bajo la almohada, para descubrir, a la mañana siguiente, que todo sigue ahí: el diente -quizás algo más seco- más oxidado, con su hilillo de sangre oscura. No, por primera vez no hay moneda, no hay regalo, no hay nada más que su diente desprendido. El niño es un...

Cuarenta minutos

Cuarenta minutos
Después de años retrasando la visita al oftalmólogo, me decidí finalmente. Hace casi 13 años que me operé de miopía y que dejé de escudriñar entornando los ojos para ver de lejos, al tiempo que descubría un nuevo mundo con límites definidos. Desde hace 13 años saludo a quien quiero saludar y no a todo el mundo, como solía hacer cuando me olvidaba las gafas, para no...

Transparencias

Transparencias
A veces yo también me compro cosas.   Me acerco a mirar un vestido para estas fechas, un trapo que no sea ni corto-ni largo-ni serio-ni demasiado festivo. De la planta de señoras huyo hacia la de jovencitas y de nuevo vuelve esa sensación de tener los límites desenfocados, de esa indefinición y no pertenencia al grupo ni a nadie, de ser demasiado de una cosa y...

« Older Entries