content top

Compañeros de distancias

Share

distancias2

Pretendes permanecer perdido en la distancia,

disipado en un mundo ajeno sin contornos posibles,

sin límites,

volátil.

 

Entonces lanzo mis dedos y no consigo alcanzarte.

Desgarro el vacío sin alivio,

sin pausa,

sin convicción.

 

Los sentidos son entonces nuestra distancia. Y el lenguaje su cárcel.

Por eso ya no te miro.

 

Vivo de tu metáfora recreándome en ella.

Y al igual que siento cómo me construyes desde lo alto,

cómo me acaricias sin rozarme,

cómo me guías sin conocer mi destino

yo voy dibujándote a cada paso mientras me acerco.

 

Pinto tu sonrisa y tu mirada,

pero nunca esa falsa apariencia punzante.

Corazón acorazado, coraza, desafiante.

 

Permanecerás encadenado a estériles distancias.

Porque jamás podré recordarte como tú eres,

sino como yo te creé en mi camino.

En la imaginación ciega provocada por aquel punto sin retorno.

@XeniaGD

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
Compañeros de distancias, 10.0 out of 10 based on 1 rating

Te pueden interesar también

Share
NOTA: Recuerda que el valor de cualquier blog reside en tus comentarios. Si además el contenido te ha parecido interesante, puedes compartirlo donde quieras, y si quieres postear este artículo en tu blog o website, siéntete libre, pero por favor, cita la fuente ;-)

6 Responses to “Compañeros de distancias”

  1. Santiago dice:

    Muy hermoso, Xenia.

  2. Ricardo Rull dice:

    “Corazón acorazado, coraza desafiante…”

    Hermoso, querida Xenia.

    Y es verdad que en la distancia quien amamos es como nuestros sentidos mandan, como vista memoria dicta. No son lo que , sino lo que nosotros hacemos que sean, lo que recordamos que fueron o lo que deseamos que fueran… En la distancia sustituimos su ser real y ya no existen en sí mismos, se convierten en entelequias…

    • Xenia García dice:

      Precioso, Ricardo.

      La distancia, tanto física como anímica, no hace sino enmascarar las relaciones y los sentimientos. Lástima que muchas veces nos demos cuenta cuando los caminos se han separado tanto que es imposible cualquier retorno.

      Una preguntita…. ¿no escribes en ningún blog? :-)

  3. Vivimos de agonías. De hermosas y profundas agonías.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *