content top
recent posts

El corsé y la niña

El corsé y la niña
Yo estuve dos años encerrada tras cuatro bisagras a la espalda con tornillos de acero como cuatro barrotes de hierro. Prácticamente presa. Y durante un año dormí colgada con un saco de arena que tras la polea me tiraba del cuello, mientras...

Hay verbos transitivos que se ...

Le suplico al piloto que deje de hacer piruetas. No me gusta estar boca abajo, no me gusta, Deja de querer pintar en el cielo conmigo dentro, mamarracho, le digo. Luego suplico, Por favor, por favor, que yo sólo quería ir de viaje. Mi orgullo...

Escaparates de Santiago

Escaparates de Santiago
Tras la noche de amor, despertó envuelta en pintadas, su piel escrita con gritos ajenos. Bajó la mirada hacia sus pezones, ahora granates. "Eres muy divertida e inteligente para ser una chica", le había dicho. Ella lo miró como enamorada y entonces, por toda respuesta, él le pidió: "Ahora sírveme. Tengo hambre". Pero como ella no supo, le arrancó los brazos.

Subraye las palabras adecuadas

Subraye las palabras adecuadas
Una mañana, el niño que estaba confundido sintió las primeras sacudidas precursoras de la helada. Recordó la reja y con ella consagró el trono, para después con el dedo fecundarlos en el viaje, y así se volvió tierra. Xenia...

Ir a mejor

Ir a mejor
Me acerco a la barra a por una copa, porque hace calor, mucha calor y desde que dejé de fumar, cuando estoy en una fiesta con amigos, necesito tener una mano ocupada en otros menesteres, una mano que no eche de menos otros vicios,...

Mi cuarto de juegos

Mi cuarto de juegos
La primera mierda. Cuenta mi padre que cuando nací, él fue el encargado de limpiarme la primera mierda, ese  meconio que pone a prueba toda mano inexperta que se lance a la aventura de criar. Supongo que ese gesto no era más que un aviso...

Las tapas de mi best seller

Las tapas de mi best seller
La primera vez que me enamoré me regalaron un libro de bolsillo para que leyera durante las ocho horas de vuelo.  Devoré los poemas sin descanso. Disfruté de aquel encuentro y olvidé el libro en una maleta. Hasta que dos años después...
recent from Marketing 2.0. Propósitos de año nuevo y peloteos 2.0.
Siempre he querido escribir sobre pelotas. Sobre pelotas y aduladores. Abrazafarolas del tres al cuarto. De trajes y emperadores. De parásitos. De embelecadores sin pudor. Sé que cuentos y cuentistas ha habido siempre. A mí, sin ir más lejos, me encanta inventar con la palabra. Y aún más encaramarme...
recent from Comunicación interna El corsé y la niña
Yo estuve dos años encerrada tras cuatro bisagras a la espalda con tornillos de acero como cuatro barrotes de hierro. Prácticamente presa. Y durante un año dormí colgada con un saco de arena que tras la polea me tiraba del cuello, mientras unas correas marrones me ataban la cintura. Me lo dijeron a...
recent from Social business El corsé y la niña
Yo estuve dos años encerrada tras cuatro bisagras a la espalda con tornillos de acero como cuatro barrotes de hierro. Prácticamente presa. Y durante un año dormí colgada con un saco de arena que tras la polea me tiraba del cuello, mientras unas correas marrones me ataban la cintura. Me lo dijeron a...
recent from Comunicación Viaje literario
Al leerme en la revista Amateur, me viene a la cabeza esa pregunta que ya me atormentaba de adolescente: ¿para ser escritora es necesario tener una vida tensada al límite? ¿Ser alcohólico, cocainómano, nómada hasta la saciedad, con dramas familiares a tu espalda, viviendo de noche? Ninfómanas,...
recent comments
  • Margarita: Hola Xenia, como siempre, describes con una avidez inmensa. ...
  • Xenia García: jejejejeje ¡Gracias, Margarita! Cada vez que tengo que volar...
  • Margarita: Xenia, desde luego es un sueño estupendo, imaginativo y llen...
  • Margarita: Ofu Xenia, qué bien escribes. Te prometo que la próxima vez ...
  • Xenia García: Gracias, Margarita, como siempre. Porque siempre tienes pala...