content top
recent posts

Quizás nos quede tiempo

Quizás nos quede tiempo
Quizás nos quede tiempo para pasear de la mano bajo tormentas primaverales. Y podamos correr desnudos con el único abrigo de un sol enjabonado con anhelos. Es posible que aún nos queden años para agradecer el auxilio recibido; el hombro...

El requisito

El requisito
El día siguiente sería Navidad y, mientras los tres se dirigían a la estación de naves espaciales, el padre y la madre estaban preocupados. Era el primer vuelo que el niño realizaría por el espacio, su primer viaje en astronave, y...

Dos años y 10.810 gracias

Quien afirme que sólo escribe para sí mismo se engaña dos veces. La primera, al renegar de un sueño. La segunda, al desoír las palabras de aliento de los que engullen las tuyas. Tanto una actitud como otra, creo, están causadas por un...

Madre

Madre
La madre que me parió no sólo me dio la vida. Una que -muchos años después- también es madre, sabe que parir es lo de menos. Con epidural o sin ella; con matrona, doula o a pelo; acompañada o sola. Esos momentos se desvanecen...

Falsos vuelos

Falsos vuelos
Mi padre sale todas las noches por la ventana. Cree mi madre que es para no dormir con ella. Últimamente ronca. La edad, justifica. Pero yo sé que se equivoca. Lo sigo por el rabillo del ojo cuando se desliza entre las sombras. Abre el...

Resaca

Resaca
Hace ya unas semanas que mis vestidos volvieron a conquistar su terreno en el armario. Como si tus pantalones nunca se hubieran entrelazado con mis mangas. Como si nunca se hubiesen olido. Las marcas de tus gotas al afeitarte han ido...

Desavenencias

Desavenencias
Cuando Graciela pretendía despertar, hacía horas que el otro lado de la cama había olvidado la calidez del sueño. Durante la jornada, para suplir la ausencia, acumulaba sus instantes sacudiéndose la pereza, poniendo lavadoras y fregando...
recent from Marketing 2.0. Propósitos de año nuevo y peloteos 2.0.
Siempre he querido escribir sobre pelotas. Sobre pelotas y aduladores. Abrazafarolas del tres al cuarto. De trajes y emperadores. De parásitos. De embelecadores sin pudor. Sé que cuentos y cuentistas ha habido siempre. A mí, sin ir más lejos, me encanta inventar con la palabra. Y aún más encaramarme...
recent from Comunicación interna Me gusta cuando callas porque estás como ausente
Si comienzo diciendo que toda empresa funciona como una gran familia, lo mismo mi tasa de rebote se dispara peligrosamente. Si hubiera podido, yo también hubiera cerrado inmediatamente la ventana de mi navegador cuando hace unos días un CEO me dijo aquello de “Eso no ocurre en mi organización,...
recent from Social business El qué, cómo, quién, dónde y cuándo de los nuevos departamentos de comunicación 2.0.
Cuando yo comencé en esto de la comunicación corporativa, la primera tarea objeto de mis desvelos fue diseñar, redactar y promocionar una revista de arte a la que bauticé como Aspasia. Era el año 1995 y como en la facultad aprendimos a maquetar a golpe de tipómetro, si la directora de la galería te...
recent from Comunicación Infoxicación: la tiranía de la abundancia informativa
Yo era de las que me encadenaba al cable del teléfono fijo. Como estaba anclado en el pasillo, lograba deshacer los rizos tensando la cuerda y escondiéndome detrás de la puerta del baño, que era la más cercana. Tenía conversaciones que duraban fácilmente 2 horas sobre cualquier cosa. Con la cartas...
recent comments
  • Randolph: It was hard for me to find your page in google. I found it ...
  • Ricardo Rull del Águila: Nunca es tarde y de hecho la dicha es buena. Las cajas, lo m...
  • Xenia García: ¡Ay, Ricardo! ¿Será por mudanzas hechas y por venir? Todo se...
  • Ricardo Rull: Treinta y nueve cajas no son casi nada. Quedan, amiga mía, m...
  • Xenia García: También creo que la selección natural va por otros derrotero...