content top

Caída libre

No he terminado. Me cuesta abrir los ojos, es verdad, pero sé que aún estoy lejos del final, aunque en este instante no pueda moverme. Hace un poco de fresco y sí, quizás me excedí con las copas ayer por la noche. No tendría que haber mezclado ni haber aceptado la invitación. Quizás por eso estoy ahora sobre la mesa del despacho de Lorenzo y sin mi traje de chaqueta, sin nada en realidad. Porque me excedí. Me pasa desde jovencita.

Poética de la brevedad

Un buen cuento es como el primer beso: revelador, intenso, breve. Es rozar por primera vez unos labios que no son tuyos y sentirlos ajenos y propios al mismo tiempo. Es esa certeza que ofrece la proximidad de todo fin, sin otra opción que el abandono entre sus manos. Es la Epifanía que no habrá quien la repita, la dibuje, la recuerde, más allá de esos labios, más allá de esa...

La felicidad es

Un poyete al sol un frío día de otoño; acariciar el lomo de un día inútil sin remordimientos ni turbaciones, envuelta en esta miopía galopante que trota desbocada en un cuarto oscuro.   Ver, sin embargo, todos los azules en la palma de mi mano, que es la tuya y la de todos, abierta y quizás con marcas de cansancio. Qué importa ahora, dime, si cruzo el mismo río que hace...

Animales extintos

A Esperanza, con cariño y admiración   El abuelo nos habla del Leopardo nublado de Fornosa, con su mirada penetrante; de la Tortuga gigante de Pinta y su caminar parsimonioso; de la Panthera gombaszoegensis que se paseó por los bosques hace dos millones de años. Lo hace mientras prepara la cena en la pequeña trastienda de lo que en otra vida fue su negocio y que conserva para...

Dominó

Dominó
Un cuento es una gran mentira para hablar de una gran verdad. A mí me gusta la librera. A ella, sus libros. A mí no me gustan sus libros, pero amo los ojos con los que los mira, así que yo también los acaricio para alentar que ella, en su desmedida pasión por las palabras, me mire con un sentimiento contagiado de amor por pura transitividad. La librera ama al tabernero, de ahí que...

« Older Entries