content top

Piel de melotocón

Piel de melotocón
Un día, tendría quizás unos siete u ocho años, de viaje a algún sitio o de vuelta de cualquier lugar, paramos en la carretera a comprar melocotones. Desconozco ahora las razones que me llevaron a comerme un melocotón con esa avidez -la fruta y verdura eran mi penitencia entonces- pero sí araño de la memoria su jugo chorreándome la barbilla primero, continuando cuello abajo...

Se canta lo que se pierde

Se canta lo que se pierde
Ayer, de camino a la oficina, perdí la pluma de mi padre. Se lo he contado a un amigo escritor para apaciguar mi temor a qué sé yo, a no poder escribir más, a que ocurriera algo, a tantas cosas. Pero él me ha citado a Machado: se canta lo que se pierde, me recuerda, añadiendo: también se canta lo que se gana, y se canta por cantar.

Lista de Reyes

Lista de Reyes
A los Reyes Magos, desde bien pequeñita, siempre les pedí cosas extrañas. Al principio, para ponerlos a prueba. Luego, para probarme a mí. Nunca tuve el problema de no saber qué desear, quizás en parte por esa grieta o vacío que sentimos algunos, cuando escribimos, cuando anhelamos, cuando vivimos. Recuerdo un año que deseé, muy bajito y sin apenas un movimiento de...

Intermitentes

Intermitentes
Yo tendría unos cinco años cuando creía que el intermitente del coche era el salvoconducto para girarlo. Si no usabas el intermitente, el coche simplemente no podía modificar su dirección.

Tiburones blancos

Tiburones blancos
Unos días antes del confinamiento, sin tener idea de hacia dónde no íbamos, le compré a Erik el libro del Tote. A Erik le gusta el rap y el hiphop. En realidad le gustan muchas cosas que ni siquiera yo sabía que le gustaban. Se devoró el libro del Tote el primer día del confinamiento. Cuando terminé el par de libros que tenía entre manos, Erik me preguntó: –...

« Older Entries