content top

Entrevista capotiana en Alma en las pala...

Entrevista capotiana en Alma en las palabras
En 1972, Truman Capote publicó un original texto que venía a ser la autobiografía que nunca escribió. Lo tituló «Autorretrato» (en Los perros ladran, Anagrama, 1999), y en él se entrevistaba a sí mismo con astucia y brillantez. Aquellas preguntas que sirvieron para proclamar sus frustraciones, deseos y costumbres, ahora, extraídas en su mayor parte, forman la siguiente...

Xenia García (o sea, yo) gana el XXIII P...

El año comenzó regular y continuó peor. Pero el verano trajo sol -mucho- y flores -escasas- y alegrías -inmensas-. Tras el premio por «Cárceles de azúcar» de la Fundación MonteLeón, ayer me hicieron ganadora del XXIII Premio Unicaja de Novela ‘Fernando Quiñones’, que otorga la Fundación Unicaja y que publica Alianza Editorial. Termina este año, pues, con la...

Rosa

Os voy a contar una historia, intentando ser breve. Si tenéis prisa, podéis saltaros todos los prolegómenos e ir al último párrafo. En una mamografía rutinaria en consulta privada, mi médico vio algo sospechoso que no le gustaba. La mamografía no era en absoluto concluyente. Si no se tratara de mi pecho -si no se tratara del miedo ni de los agujeros que deja- y si hubiera...

Dircurso para la recepción del 57º Premi...

Dircurso para la recepción del 57º Premio Libro de Cuentos de Fundación MonteLéon (2022)
Buenas tardes a todos. Traigo escritas algunas ideas, quizás inconexas, para compartir con vosotros. No cabe empezar con otra palabra que no sea GRACIAS. Gracias a la Fundación MonteLeón por apostar por la cultura de una manera pulcra y valiente. Gracias también a Rogelio Blanco, Margarita Torres, Galo Senovilla y Luis Marigómez por darle la oportunidad a otras voces...

«Cárceles de azúcar», premio al Libro de...

«Cárceles de azúcar», premio al Libro de Cuentos Fundación MonteLeón en su 57 edición
«Cárceles de azúcar», Premio Libro de Cuentos Fundación MonteLéon Si aún viviera mi abuelo, me hubiera vestido a toda prisa e ido a buscarlo, atravesando Nervión y llegando al Polígono San Pablo, cruzando Los Arcos, aunque Los Arcos no existieran entonces. Si aún viviera mi abuelo, le hubiera dicho: ¡Abuelo, en el ABC! Las familias decentes salen en el ABC -me...

« Older Entries