content top

El jardín de la memoria

El jardín de la memoria
«El jardín de la memoria» de Lea Vélez lleva dos meses en mi mesita y me he comportado con él como hacemos tantas veces aquí en el Sur. Ya te llamaré, que sí, que sí, que a ver si nos vemos, cualquier día de estos te doy un telefonazo y me presento en tu casa para tomar un café. Pero luego pasa la vida con sus extraescolares, con las tutorías, con las tareas de mis talleres...

Algo menos cada día

Algo menos cada día
Algo menos cada día es lo que sabemos los unos de los otros. Apenas unos milímetros es la longitud de ese algo. Algo menos que al ser tan poco, no llega a alarmarte. Algo tan nimio, tan poca cosa, que para qué preocuparse. Cuando lo conocí le gustaba viajar, me decía una amiga. Cuando lo conocí nos compartíamos. Y viajábamos. Viajábamos juntos, incluso en el sofá...

Diez

Diez
Con una barriga de ocho meses, le pregunté al ginecólogo: –Y de los partos que asiste, ¿qué porcentaje son cesáreas? Me miró ojiplático, porque Señora, las embarazadas de su edad deberían preocuparse de otras cosas, de los patucos, los cursos del bautismo, ¿Tiene elegido ya el nombre? ¿Seguro que Erik no es un poco raro, con los nombres tan bonitos que tenemos en...

El corsé y la niña

El corsé y la niña
Yo estuve dos años encerrada tras cuatro bisagras a la espalda con tornillos de acero como cuatro barrotes de hierro. Prácticamente presa. Y durante un año dormí colgada con un saco de arena que tras la polea me tiraba del cuello, mientras unas correas marrones me ataban la cintura. Me lo dijeron a pocos días del viaje de fin de curso en tercero de BUP. Eso dijeron: Un corsé, de...

Hay verbos transitivos que se convierten...

Le suplico al piloto que deje de hacer piruetas. No me gusta estar boca abajo, no me gusta, Deja de querer pintar en el cielo conmigo dentro, mamarracho, le digo. Luego suplico, Por favor, por favor, que yo sólo quería ir de viaje. Mi orgullo se clava de rodillas. Pero el piloto tiene cara de disfrute y pone ojillos de estar pensando en algo o en alguien que no está subido en el...

Ir a mejor

Ir a mejor
Me acerco a la barra a por una copa, porque hace calor, mucha calor y desde que dejé de fumar, cuando estoy en una fiesta con amigos, necesito tener una mano ocupada en otros menesteres, una mano que no eche de menos otros vicios, provocadores y persistentes, moribundos pero jamás muertos. Hace más de cuarenta grados de golpe, se fueron las tardes frescas de hace unos días, y él...

« Older Entries