content top

Por qué leer

Por qué leer
No hay exactitud y unanimidad en decir lo que un libro es. Un libro se compone de palabras y las palabras, ¿qué son? ¿Convenciones? ¿Símbolos vivos? ¿Símbolos inertes? ¿Un ir y venir? «Idea palpable/ palabra impalpable: la poesía/ va y viene /entre lo que es /y lo que no es.» (Paz, Octavio. “Gavilla”, dentro de Árbol adentro,en Lo mejor de Octavio Paz,Ed. Seix Barral,...

Los seres chorlitos

Los seres chorlitos
El viernes pasado salimos a celebrarlo. No me acuerdo bien a qué motivo obedecía, la verdad, pero algo había ocurrido con Rajoy en España y como todos estabais celebrando esto o aquello yo me voy inventé mis propias razones. No iba a darle más uso a este jotapegé que almacenarlo para el recuerdo -para esos momentos de nostalgia donde una tira de ceros y unos y casi nunca...

Madre no hay más que una

Madre no hay más que una
  Dibujo: Juan Carlos Amaro   Yo cosía a los trece mangas de camisa para caballeros de cuarenta, y a veces también los cuellos y puños. La paga de los viernes la dejaba en el mueble bar de la entrada. Mi madre me obligaba a gastar la mitad en vino de garrafa para sus noches solitarias. La otra mitad, se lo tragaban las bocas de mis cinco hermanos varones. Me casé a los...

La ciudad de los cansados

La ciudad de los cansados
La bebé (tendría unos dos años) finalmente vomitó. Pero antes hubo muchas cosas. Nora bailó sus primeras sevillanas de oído. No es fácil bailar olvidando las reglas y las lecciones aprendidas. No es fácil divertirse arrinconando lo que una vez te enseñaron de forma aburrida. Ni dar vueltas y vueltas en una sala repleta de gente porque lo único que quieres es volar con tu...

Se puede

Se puede
Él me enseñó que se puede ser feliz con un bollo. Hace ya diez años. Antes de eso, cuando era un grano en mi barriga, me pateaba si yo olía comida. Cuando me sentaba a comer, yo siempre tan comedida, tan moderada en la mesa, era capaz de morder si alguien osaba meter su mano en mi plato. O si el camarero tardaba mucho en servirla. O si alguien me interrumpía. Poseída. Estaba...

Mi cartera

Me suena el móvil: -¿Diga? -¿Xenia García? -Sí, soy yo. ¿Quién es? -Xenia, soy su cartera. -(…) Silencio. -¿Xenia? -Ajá. -Soy su cartera. Tengo una carta urgente para usted pero la dirección no está completa y no puedo entregarla. Le falta un número. Le doy el número que falta a mi cartera, mientras rumio lo raro de la llamada, lo raro de tener una cartera cuando ya nadie...

« Older Entries